la despeinada

No recuerda ni dónde ni cuándo nació. Sólo sabe que va de aquí para allí, recogiendo recortes de revistas y periódicos, trozos de puntillas y telas, hilos y cordoncillos que suelen acabar en un collage que reposa sobre papeles de seda.